Skip to main content

Campeonatos de España de caza de zorros, de la FGC, siempre en Galicia. Por qué.

Posted in

08-01-2012 – (Gallego) Llega el inicio del año y de nuevo la Federación Galega de Caza comienza la “programación” de los vergonzosos campeonatos - provinciales, gallego y nacional - de caza del zorro . De nuevo la FGC, de nuevo en Galicia y de nuevo con la participación de miles de escopeteros de toda España donde este tipo de campeonatos es inédito.

Con el que se inicia este año ya van DIEZ, en los que Galicia, al igual que en el caso de las hidroeléctricas, las eólicas, las piscifactorías, y otras industrias de todo el País, vienen a Galicia para ganar dinero con nuestras riquezas, divertirse y que todo les salga gratis sin dejar riqueza alguna en nuestra tierra.

Y es que también en el asunto de matar animales por deporte, somos los “paganos” de España. El lugar donde se pueden esquilmar los montes y la fauna sin pagar nada. Al contrario de lo que sucede en el resto de España, donde un día de cacería puede salir bastante caro, en Galicia, como ni los propietarios de montes cobran nada porque se cace en sus tierras, ni los agricultores reciben compensación alguna pro alimentar a la fauna que después otros se llevan gratis, pues resulta que cazar aquí sale gratis y eso que tanto la FGC de caza, como su incondicional institución colaboradora, la Consellería de Medio Rural, afirman sin rubor que esta actividad “crea riqueza” para el rural gallego.

Para ellos y sobre todo para la FGC, si sabemos que les “crea riqueza”, en forma de subvenciones, publicidad, ingresos por licencias federativas (más de 1 millón de euros anuales), etc., así como para las diversas empresas que viven del dinero de estos infelices, mientras que para el resto de la población del rural la riqueza que genera es nula. De lo que sí saben las gentes del rural es de los destrozos que causa “su” caza mayor en las cosechas y en los vehículos de muchos ciudadanos que, o no se pagan,  o se pagan mal y tarde.

Los lugares donde se realizan esos campeonatos también son víctimas de los beneficios que se llevan directivos, figurantes, empresarios y demás acomodados y vividores a cuenta de los que se gastan el dinero, se mojan, pasan frío y lo que es peor, destruyen nuestros montes y nuestra fauna. Un sangriento negocio de más 100 millones de euros anuales.

Y decimos que también son victimas porque los Tecores que la FGC se “agencia” gratis para realizar éstos “campeonatos”, no ganan nada con los mismos, aparte de otros graves inconvenientes.

Como por ejemplo, el hecho de que sean invadidos por cientos de escopeteros provenientes de los más diversos lugares y que, o poco se importan con ganar un campeonato de matar zorros y solo quieren aprovechar para prolongar un mes más la temporada de disparos, o lo ven muy difícil y, en consecuencia, prefieren esquilmar el territorio ajeno y matar algún corzo u otro tipo de animal – prohibido después del día 06 de enero, cuando terminó la temporada de caza - dejarlo escondido hasta después de la “comilona” y entrega de trofeos, y “pasarse” por la noche, de regreso a sus casas, a recoger el “trofeo”. Lo hemos visto con nuestros propios ojos.

Lo peor es que el expolio que este “negocio” ocasiona, no se limita a los bolsillos de los desavisados consumidores del producto “caza”, lo peor son los daños, cada vez mayores que ocasionan, a la fauna y al territorio, las excesivas influencias de esta Federación dentro de la Consellería de Medio Rural que debería controlar sus excesos. Por ejemplo:

Oculta en la nueva ley de montes de Galicia se reduce la prohibición, contenida en la ley de incendios, de cazar en montes quemados, de tres a dos años, cuando voces más que autorizadas han manifestado que el período para recuperar un monte quemado puede llegar a 15 años siempre que no exista erosión, cuando la recuperación podría ser imposible, y no digamos de la fauna abrasada en el incendio la cual, como es evidente para cualquiera excepto para ellos, no habrá empezado siquiera su recuperación. Así pues ésta barbaridad es una “conquista” más que el colectivo del gatillo fácil llevaba años reivindicando, ya que les es más fácil cazar, lo poco que queda de la fauna, cuando el monte aún no ha recuperado su vegetación.

También hemos visto como durante los últimos años la caza pasó de ser una actividad que se practicaba los tres meses del invierno a que ahora se autoricen batidas todo el año, verano incluido, con serios perjuicios para las crías de todas las especies y peligro de muerte para paseantes y ciudadanos pacíficos que frecuentan el monte.

Para más desatino, estamos viendo como en la nueva ley de caza no solo están introduciendo la posibilidad de ir viciando en esta actividad cruel y sanguinaria a menores de 14 años, sino que van a por conquistas más ambiciosas. Por ejemplo:

Introducen la caza del zorro en madriguera, una modalidad especialmente cruel y sanguinaria donde el perro se mete en la madriguera y allí puede quedar atrapado, seriamente herido tanto el perro como el zorro, o destrozado en el caso de que la madriguera sea de tejón. En todos los casos el “deportista” escopetero se limita a mirar sin arriesgar nada. Y eso que en los preliminares de la ley afirman que quieren tornarla más ética y sostenible…

Pretenden coartar también la libertad de los demás frecuentadores del monte, introduciendo una norma que prohíbe hacer ruido durante las cacerías o dificultar la realización de las mismas, lo que, aparte de una apropiación indebida de un terreno abierto (poner puertas al campo), es un cajón de sastre para cualquier tipo de abuso. Resulta además curioso que ellos se arroguen el derecho y la libertad para salir al campo a matar animales, y pretendan privar a todos los demás que lo deseen, del derecho de salir al campo a intentar salvarles la vida. Un evidente homenaje a nuestras acciones para salvar la vida a los zorros durante sus bochornosos campeonatos, pero que dispensamos humildemente.

Y eso que decían que el ruido durante los campeonatos les beneficiaba. Y es que son como niños…

Hay mucho más, como reducir los “vedados de caza” de 200 a solo 50 hectáreas, permitir batidas “por daños” contra el zorro cuando la propia Consellería declara que no existen daños del zorro notificados por nadie, la caza en “vedados” para el control de jabalíes, y lo que ya es el colmo, que cuando se declare una especie dañina y a pesar de que “se la cazará de acuerdo con la actividad cinegética”, la normativa de la ley podrá quedar sin efecto. O sea, Sodoma y Gomorra, para mayor gloria del lobby de la caza.

De lo que no hemos encontrado ni huella es de alguna norma que suponga repartir algo de esos “enormes” beneficios, que según la FGC y la Consellería de Medio Rural, produce la caza, entre los agricultores, ganaderos y propietarios de fincas.

Pero todo esto, relacionado con el proyecto de ley de caza, lo analizaremos en otro artículo una vez que hayamos concluido el estudio que estamos llevando a cabo del anteproyecto publicado por la Consellería de Medio Rural.