Skip to main content

Cazadores cazados.

Posted in

archivo denuncia caza09-09-2013 – (Gallego) El día 17 de febrero de este año publicábamos un artículo titulado “Ira, chulería e ignorancia escopetera”, venía a cuento de que, siendo el último día de caza del jabalí,  había venido la famosa (por sus desmanes) cuadrilla del Tecor “SanTrocado e Cidade” a “despedirse” en nuestra zona. Ese día, al final, acabaron frustrados por habérseles escapado un jabalí y por el fallido intento de cursar una denuncia ante la Guardia Civil, según ellos, por el “delito” de mi presencia en las zonas de seguridad que ellos violaban poniendo en peligro a los demás ciudadanos. Queda el artículo y el vídeo de ese día para mayores detalles.

Como quiera que, tanto con el asunto la matanza del último día como con la denuncia, les salió el “tiro por la culata”, decidieron, tres días después, cuando publicamos el vídeo de ese día, acudir de nuevo a la Guardia Civil y, mediante datos obtenidos del propio vídeo (como lugar, momento, etc.) resolvieron presentar una denuncia a la Guardia Civil de Tráfico por un supuesto uso de aparatos electrónicos durante la conducción y conseguir, de esa manera, vengarse del jabalí que se les escapó , que se me impusieran una sanción y que me retiraran dos puntos del carnet de conducir.

Sucedió que, presentado el correspondiente recurso ante la DGT y aportadas pruebas que demostraban, no solo que no habían visto ni quien, ni donde, ni como, se les grababa, sino que debido a que adivinaron otros datos, (que nosotros teníamos de forma fehaciente) quedó demostrado que dicha denuncia era falsa y, en consecuencia, la propuesta de sanción fue retirada.

Como quiera que hubo uno de ellos que firmó la denuncia (como decimos, falsa), en documento oficial de la Guardia Civil de Tráfico, y otro que firmó en el mismo documento como testigo de algo que, en contra de lo que ellos aseguraban, no habían presenciado, tal hecho dio lugar a una denuncia contra ellos por falsedad en documento público. Denuncia a la que, en estos momentos, se hallan haciendo frente, para lo cual ya han tenido que comparecer con sus correspondientes abogados, para prestar declaración sobre los hechos, ante el juez natural.

Ignoramos como acabará el asunto ya que también se demostró que estos señores presentaron la denuncia tres días después de sucedidos los hechos, o sea , cuando vieron el vídeo, lo cual parece indicar que fue a la vista del documento grabado de donde sacaron la idea de presentar tan exótica denuncia fingiéndose preocupados ciudadanos por la seguridad vial. Preocupación que en modo alguno concuerda con sus imprudencias cuando realizan disparos en las vías públicas y en las zonas de seguridad.

Resumiendo, todo indica que, en su afán de venganza y cegados por su ira, “han metido los pies por las mangas” acusando a un pacífico ciudadano de algo totalmente falso, y lo que es peor, dejaron pruebas evidentes de su mala fe y de que en absoluto habían asistido a lo que firmaron, en documento oficial, haber visto.

Esperemos que, quien tiene la prerrogativa de hacerlo, les aplique lo que la ley tenga previsto para quienes, en su afán de venganza, falsean la verdad con el claro objetivo de perjudicar a sus desafectos.