Skip to main content

Comienzan los disparos y el riesgo de vida para los ciudadanos.

Posted in

jabali 18 - 8 -2013 aparc.19-08-2013 - (Gallego) Es 18 de agosto, se inicia la temporada de batidas al jabalí según la “orden de vedas” de la Consellería de Medio Ambiente de la Xunta de Galicia. En pleno verano, cuando los ciudadanos van al pueblo y pasean por pistas y caminos con sus hijos, cuando la fauna aún está criando a sus últimos retoños, cuando el calor destroza la resistencia de los perros y cuando la falta de agua torna su actividad obligada una tortura más.

Pero no importa, el negocio es el negocio y la derecha no piensa en los ciudadanos, solo piensa en el lucro: Que los escopeteros se gasten los cuartos aunque pongan en riesgo el medio ambiente, la fauna, las crías y a los ciudadanos que disfrutan de unos días en el campo.

Pero lo que nos trae hoy a estas páginas es la reiterada temeridad de los escopeteros que insisten cazar en las pistas asfaltadas, este primer día incluso mataron un jabalí al lado de las casas, junto a un cruce de carreteras y en pleno asfalto. Fueron diversos los disparos que se realizaron de forma cobarde, mediante la ilegalidad y el deprecio por la seguridad de los demás. Solo para presumir de una pieza cobrada sin mérito alguno e infringiendo las normas. Como siempre.

Debemos mostrar, una vez más, nuestra indignación por la impunidad de la que disfrutan estos sujetos cuya actividad temeraria y cuyo desprecio por la vida de los demás es gritante, ha sido denunciada reiteradamente y las instituciones que deberían dedicarse a aplicar la ley y a velar por los derechos de la mayoría se desentiende del asunto y califica de “accidentes” las muertes criminales de ciudadanos que, en estas épocas, son víctimas del comportamiento temerario, imprudente y delictivo de los escopeteros, así como de la indolencia, desidia y complicidad de las instituciones.

jabali 18 - 8 -2013 situacionDe la delegación en Ourense de la Consellería de Medio Ambiente ya nada más podemos esperar, ni esperamos. Su comportamiento, a nuestro juicio, roza la prevaricación, no ya porque hayamos denunciado en reiteradas ocasiones los desmanes de estos sujetos y no hayan actuado ni abierto diligencias ante los escritos y pruebas gráficas remitidas, sino porque también, desde hace años, hemos denunciado la falsificación de los censos de fauna en los planes de ordenamiento cinegético (su respuesta fue que al estar hechos por “técnicos” cualificados tenían presunción de veracidad: ingenuos que son ellos) sin que se dignara complir con su obligación de investigar lo denunciado y porque nos han mostrado su sectarismo a favor de los escopeteros en demasiadas ocasiones. La última al negar información, que se supone debería ser pública, sobre los campeonatos nacionales de matar zorros de este año.

Estamos convencidos que esta delegación no solo es un órgano dedicado al amiguismo y al compadreo con los de las escopetas sino que, a la vista de la gente que por allí pasó en la condición de delegados de la Consellería – algunos, pensamos nosotros, muy lejos de los valores y cualidades que deberían poseer las personas a las  que se designa para velar por el medio natural– más parece un “aparcamiento” provisional para los políticos profesionales que nos parasitan en este País, a la espera de asignarles otro cargo del que seguir viviendo a costa del ciudadano.
 
jabali 18 - 8 -2013 disparosNinguno de los últimos delegados ha destacado por su interés por la fauna, el medio ambiente o la situación en que se hallan ambas, mucho menos por investigar los delitos o infracciones cometidos por el lobby de la escopeta que tanto dinero mueve y al que parece ser que no se le puede tocar. Han vivido al margen del monte, al margen del campo, en la ciudad, cobrando sus buenos sueldos y siguiendo con el compadreo instaurado en la delegación. Actualmente ya se hallan disfrutando de otros cargos mejor situados.

Lo que nos confunde totalmente es la aparente falta de eficacia de la Guardia Civil y del SEPRONA, instituciones a las que siempre hemos considerado la única y más eficaz ayuda a los ciudadanos para con los problemas y las infracciones que diariamente se comenten en la caza contra la fauna, el medio ambiente y la seguridad de las demás personas que circulan por montes, pistas, carreteras o caminos.

Nos resulta inexplicable que este cuerpo de seguridad sea capaz de vigilar y sorprender a unos chavales que cultivan unas plantas de marihuana, que al final poco daño hacen y no ponen en riesgo la vida de los demás, pero sean incapaces de sorprender a estos temerarios escopeteros que, sistemáticamente, aguardan en las pistas asfaltadas al jabalí para dispararles en esos lugares donde les es más cómodo y fácil, pero donde ponen en riesgo la vida de los demás ciudadanos.

 jabali 18 - 8 -2013 en la acerret.Ya les hemos informado de que los infractores se mantienen en las pistas con las escopetas descargados o depositadas en el coche y solo las cargan cuando les avisan por la emisora de que el jabalí se acerca. Trampa mediante la cual burlan la vigilancia, pero fácil de descubrir mediante una somera vigilancia durante cualquier batida.

Creemos que a la Guardia Civil le sobran recursos para atrapar y desenmascarar a estos sujetos. Solo nos preguntamos por que tras tantas denuncias, escritos, fotos, vídeos e informes, los cazadores siguen actuando al margen de la ley, arriesgando a los demás y sin que los agentes hayan atrapado a ninguno (que nosotros sepamos) durante todos estos SIETE años de denuncias, avisos, advertencias y conocimiento profundo del “modus operandi” de los temerarios.

Queda, una vez más, la muestra gráfica (vídeo) de lo acontecido este primer día de caza del jabalí que se extenderá hasta el día 17 de febrero del próximo año, lapsus de tiempo durante el cual todos los demás ciudadanos deberemos tener en cuenta que ni las normas, ni su respeto, ni las instituciones, ni el sentido común pueden librarnos de ser víctimas del disparo precipitado e imprudente de estos sujetos que se divierten matando animales y sacrificando a sus perros durante la época de mayor calor del año.