Skip to main content

La criminal temeridad de la Xunta de Galicia y de la Federación Galega de Caza.

Posted in

cazadores en carretera06-01-2015 - (Traductor al gallego- copie y pegue la url) Y todo por dinero, para que los escopeteros se gasten en licencias, cartuchos, armas, ropas, collares, botas, GPS, etc. aunque ellos, en su ignorancia, creen que la FGC "defiende" sus intereses. La FGC defiende los intereses de la FGC y de los comercios y fabricantes que les subvencionan para sacarles el dinero a los escopeteros.

La antigua ley de caza de Galicia consideraba zonas de seguridad y por lo tanto lugares donde no se podía cazar, a todas la vías de circulación y caminos hasta 50 metros de distancia. Solo permitía cazar en caminos y senderos "poco frecuentados" y si las "condiciones de seguridad lo permitían", o sea, si alguien ajeno a la caza pasaba por ellos, había que descargar la escopeta.

A presiones de la FGC y tras la exposición pública y las alegaciones, el actual gobierno, que tan buena relación tiene con todo lo que sea matar, torturar, torear, etc. se avino a que solo se consideraran zonas de seguridad las vías férreas, autopistas, autovías, vías para automóviles y carreteras nacionales, comarcales o locales "debidamente señalizadas", es decir, dejan fuera a la infinidad de carreteras que los ayuntamientos no han señalizado como carreteras locales y por donde circulan vecinos, coches, paseantes, repartidores, etc. para entrar y salir de los numerosos pueblos de Galicia.

No nos lo podíamos creer y presentamos denuncia, contra unos escopeteros que actuaban en una de estas carreteras, en la delegación de M. Ambiente de Ourense, aportando fotos y vídeos, la cual nos contesta diciendo que:

Dicha delegación resuelve que se trata de un …“camiño asfaltado”…e polo tanto pódese portar armas así como cazar”

Al final del artículo  exponemos, en imágenes, el lugar donde cazaban estos sujetos, para que se comprenda el evidente peligro que representan, así como la irracional normativa que aplica la Xunta y los escritos intercambiados. Eso al final, ahora la exposición de motivos que hemos remitido al "Valedor do Pobo" y que se presentará, como recurso de alzada, ante la Consellería de Medio Ambiente de la Xunta de Galicia aunque, visto su desprecio por todos los ciudadanos que no llevamos escopetas, ya sabemos lo que nos podemos esperar:

 

Que con fecha 3 de diciembre de 2014 presenta denuncia, con fotos y vídeos, en la delegación de M.A. de Ourense (Entrada xxxxx/RX xxxxxxx), contra unos cazadores que portaban armas cargadas y cazaban en una frecuentada carretera, titularidad del ayuntamiento de Punxín, que da acceso a la Parroquia de S. Estevo de Vilamoure desde la nacional 541.

Dicha delegación resuelve (Saída xxxx/RX xxxxxxx) que se trata de un …“camiño asfaltado”…e polo tanto pódese portar armas así como cazar”.

A la vista de la sorprendente respuesta a nuestra denuncia y teniendo en cuenta que el bien jurídico a proteger es la integridad de las personas y el derecho a la libre circulación (participen o no en las cacerías, pero sobre todo las que no participan y son ajenas a las mismas) son varias las cuestiones que de ella se derivan.

La principal que, como todos sabemos,  bastantes víctimas (cazadores y no cazadores) ha producido la antigua ley de caza, que solo permitía cazar y portar armas cargadas en senderos “poco frecuentados”, como para que ahora, el legislador pretenda, conscientemente, multiplicar los riesgos de que ese tipo de muertes se incremente de forma dramática. De modo que esa versión que ustedes pretenden imponer no parece la acertada, por temeraria e incluso diríamos criminal, pero desde luego discriminatoria y anticonstitucional.

En primer lugar, cuestionamos la interpretación que de “vías para automóviles” se hace desde esa delegación. Parece que, dado que el peligro es para los automóviles que puedan circular por el lugar, la interpretación a tal frase sería la literal y no vemos la razón de que se interprete con la rebuscada y farragosa definición de la DGT.

En segundo lugar, es obvio que existe un peligro real y letal en esa actividad dado que se utilizan y disparan armas de fuego, la prueba más evidente es que se obliga a los cazadores a vestir ropas que, como ustedes definen, sean de “alta visibilidad”. A menos que solo se pretenda proteger la integridad de los cazadores, con desprecio por la vida de todos los demás ciudadanos, es obvio que los demás ciudadanos quedaríamos totalmente desprotegidos y en riesgo de recibir un disparo cuando circulemos, a pie o en coche, por esos lugares. Luego la ley sería discriminatoria, anticonstitucional por anteponer unos derechos de caza (diversión consistente en matar animales) sobre el más fundamental y prioritario derecho a la vida y a la integridad física. La alternativa sería limitar nuestro derecho constitucional de circular por lugares públicos ante la amenaza de resultar herido o muertos por un disparo.

Parece también obvio que el hecho de que las vías por donde se circula, que además son las que hay para llegar y salir de los pueblos, por el solo hecho de que ustedes ahora las definan como “camino asfaltado”, en lugar de carreteras como siempre se hizo, o por el hecho de que se hallen o no señalizadas, en nada aumenta o disminuye el riesgo para terceras personas, ya que dicho riesgo se deriva de practicar la caza y de realizar disparos en lugares por donde circulan personas, a pie o en coche, ajenas a la cacería, que ignoran su existencia, que no visten ropas “de alta visibilidad” y que se pueden hallar, de sopetón, con varios escopeteros disparando en su dirección cuando salen de una curva.

Por otro lado, debemos tener en cuenta que estos cazadores, como norma, se acompañan de perros, infringiendo así la ley de Tráfico y Seguridad Vial que en su artículo 6.2.6 prohíbe la presencia de animales sueltos en todo tipo de vías o en sus proximidades.

Sería, por otra parte, chocante, que la propia administración, tan negligente en señalizar “debidamente” cualquier tipo de vías o lugares, sobre todo carreteras dependientes de pequeños ayuntamientos sin apenas recursos, utilizara su propia ineficacia, para favorecer a ciertos colectivos sumando, a los peligros de la señalización deficiente, un peligro más, de vida, para caminantes y conductores. Una carretera que no sea nacional o provincial será evidentemente local, o secundaria, como se le denomina. Esté o no señalizada, por ellas circulan personas que no tienen por qué verse expuestas al riesgo, real e infelizmente comprobado, de ser heridas, muertas o tener sus propiedades dañadas solo porque un pequeño colectivo decide y la administración, visando intereses económicos, le permite, efectuar disparos en los lugares por los cuales deberíamos circular en seguridad o, al menos, exentos de este tipo de peligro innecesario.

Finalmente y aunque la relación de peligros y agravios no pretende ser exhaustiva, es obvio que tal interpretación de la norma puede dar lugar, no solo a que alguien reciba un disparo accidental sino que, llegado el caso, incluso se podría aprovechar dicha norma para que alguien dispare, a personas o vehículos, de forma intencional, sin que se vean sometidos a responsabilidad alguna. Hipótesis nada sorprendente si tenemos en cuenta las amenazas y agresiones que los defensores de los animales llevamos años recibiendo de parte de estos “deportistas” de la escopeta.

No parece sensato que los intereses económicos de la caza o las más que conocidas influencias y connivencias de la Federación Galega de Caza ante un gobierno conservador en general y sobre esta delegación en particular (recordamos nuestras denuncias sobre falsedades en ciertos POC que llevan años sin ser respondidas, o la negativa de esa delegación en prestar información ambiental  que le habíamos solicitado formalmente), puedan ser argumento suficiente para exponer a la mayoría de ciudadanos, que somos ajenos a la caza, a tan gravísimo y  letal riesgo para nuestra integridad.

Les informo asimismo de que su escrito, exonerando a los cazadores por actuar en la carretera, será debidamente guardado al objeto de que sean ustedes identificados, ante los familiares, como parte de los responsables que estarían detrás de cualquier víctima que se produzca como resultado de una acción como la que aquí se debate.

Ofrecemos el texto por si alguien, de algún otro colectivo afectado (en realidad todos los ciudadanos somos afectados) quiere tomar alguno de los argumentos y presentar, asimismo, un recurso a tan irracional y temeraria ley.

A continuación, adjuntamos fotos del lugar y copia de los escritos intercambiados con la Delegación de M.A. de Ourense. Delegación sobradamente conocida por sus "inconfesables" amistades con todo tipo de tecores, directivas de los mismos, agencias que realizan POC (Planes de Ordenamiento Cinegético)  muchos de los cuales hemos denunciado por las falsedades que contenían, sin que esta delegación haya tomado media alguna al respecto. Incluso nos han negado información ambiental que habíamos solicitado. Son dilgentes ahora en confirmarnos que se puede cazar en tales lugares.

Sabemos también que la FGC ha conseguido que la Guardia Civil se preste a realizar "cursillos" a los agentes del SEPRONA para que se abstengan de actuar cuando se denuncie la presencia de cazadores en estos lugares.

cazador en carreteraotro cazador en carretera

      

 

 

 

 

En las fotos arriba (pinche para aumentar)    se puede verificar el lugar donde la Consellería de M.Ambiente considera que se puede cazar, portar armas cargadas y disparar. Aunque pasen coches o personas. Eso sí, los escopetros tienen que llevar "ropa de alta visibilidad".            

 BOE caza galicia    

 

 

 

 

La imagen muestra la parte el artículo 42-2 de la ley de caza de Galicia, donde se relacionan los "únicos" lugares que son considerados "zonas de seguridad". Como es obvio, todos los demás (las carreteras locales sin señalizar entre ellos) están excluídos y asi nos lo hace saber, de forma oficial, la Consellería de Medio Ambiente de la Xunta de Galicia.

 M.Amb. Ou sinM.Amb.OU rojo

 

       

 

 

 

 

Finalmente, en esta última imagen, reproducimos la respuesta oficial de la delegación de M.A. de Ourense sobre la caza en tales lugares. Todo un atentado contra la seguridad y la libre circulación de las personas que, con total certeza, aumentará, de forma dramática, las muertes por disparos de escopeteros en los próximos años. No serán accidentes, serán homicidos propiciados por los inmorales gobernantes que tenemos en Galicia y por la codicia y desprecio por la vida de la Federación Galega de Caza.     

Recomendación del "Valedor do Pobo": (Pinche aquí)

La notícia en la COPE: (Pinche aquí)

 

 

AdjuntoTamaño
015-15-CRQ-Recomendación-F_.pdf199.17 KB
COPE 17-03-2015.mp36.02 MB