Skip to main content

La pavorosa muerte de un caballo.

Posted in

caballo maltrato06-03-2015 - Atado con una cuerda que se enroscó en varios árboles y en sus patas, desesperado y ahogado en el barro del lugar donde lo dejaron desatendido.

Lo primero que debemos aclarar y para eso adjuntamos la captura de pantalla al lado (pinche en ella para ampliar) es que, conforme se dijo hoy en la COPE, fuimos contactados mediante un comentario. Publicamos el comentario y la respuesta que se dió a la señora que llamó. No nos parece,  ni que nos hayamos inhibido del tema, ni que se nos pueda acusar de dedicarnos solo a perros o a perjudicar a "políticos", como se insinuó.

Cuanto al asunto. Esta tragedia, a nuestro juício, ocurrió por varios motivos que pasamos exponer, ustedes verán si es así o estamos equivocados.

En primer lugar, porque lo del medio ambiente y el maltrato animal, en nuestra sociedad y aunque va cambiando poco a poco, es un "tema menor".  Nuestros gobernantes, y sus policías, sin que nadie los requiera, están prontos a vigilar y multar a una chica a la que su novio da un beso en la mejilla mientras conduce, a denunciarnos si no llevamos el cinturón de seguridad o, como los de Poio, si miras para un lado pero, si un perro está atado a una cadena corta, o lleno de pulgas y garrapatas, si alguien mata el cerdo a "cuchillo", si se está haciendo una tala ilegal, si hay cazadores poniendo en riesgo a los demás ciudadanos, etc. para eso tenemos que llamarlos, no están, como en el tráfico, a la "que salta" y a diario vigilantes .

caballo en barroSu interés por el medio natural y por el maltrato animal está en razón directa a los medios que dedican a ese asunto, medios que podemos comparar con los que dedican a vigilar y recaudar a cuenta del tráfico de vehículos. Claro que, lo hacen "por nuestra seguridad". Al menos eso dicen los de la multa a la chica y el jefe de Coruña.

La foto es del artículo en La Región.(pinche para aumentar su tamaño)

En segundo lugar, falta información. Muchos ciudadanos ignoran la existencia del SEPRONA y creen que estos asuntos son obligación de las asociaciones ecologistas. La creencia es que vivimos maravillosamente bien a cuenta del gobierno, que recibimos jugosas subvenciones y que es nuestra obligación atender a alguien cuando lo precisa, que es cuando se acuerdan de que existimos. No se tiene en cuenta que lo hacemos con nuestros propios recursos, de forma altruista y voluntaria, y algunos ni siqueira recibimos ayuda alguna de la administración, y la mayor parte de la ciudadanía nunca colabora con estas asociaciones.

En tercer lugar, debemos tener en cuenta que, relacionado con el tema anterior, el SEPRONA cuenta con una patrulla para atender a VEINTE municipios. Compárese con los medios humanos y materiales con que cuenta la agrupación de tráfico.

En cuarto lugar, esta desgracia también ocurrió porque el caballo era de unos gitanos. Sí señores, el "buenrrollismo", lo "políticamente correcto" y por qué no deciro, la insolvencia de este tipo de infractor, lleva muchas veces a que, quien debe actuar, vea más problemas que ventajas y ponga menos empeño que si se tratara de un ciudadano normal. En la Fontela ya llegaron a recibir a la Guardia Civil a golpes de pala.

La ley es igual para todos y, si se quieren derechos, hay que cumplir con las obligaciones. Si todos las ciudadanos nos debemos atener a unas normas, también el colectivo gitano debe hacerlo o cargar con las consecuencias. Es obligación de autoridades y sua agentes el velar porque entiendan que eso es lo correcto. Y dejarse de discriminaciones solo porque son insolventes o porque se puede considerar una "discriminación" en razón de su etnia. Discriminación es darles un trato diferenciado.

A Fontela es algo impresentable, cada día aparecen chabolos nuevos que ya invaden las aceras, cada día hay más basura y contaminantes en la zona, cada día la basura se extiende más por la carretera que va a Cea, cada día hay más peligro de atropello por la proximidad de los chabolos a la carretera de acceso a eje del Ribeiro por coches aparcados, leña, objetos, basura, personas, perros, etc. un desastre total, del cual el señor alcalde de Maside solo se ocupa en época de elecc¡ones porque le queda lejos, no le afecta e, igual que las talas desorbitadas del GADIS, solo perjudica a los vecinos de O Carballiño.

En resumen, una muerte atroz, cruel, desesperada e inhumana, de la cual todos somos culpables. Pero sobre todo, una ciudadanía insensibilizada por unos gobernantes embrutecidos, materialistas, insensibles y alejados de la evolución ciudadana hacia el trato digno a los animales. Una clase política cada vez más mercantilista y menos humanizada, corrupta hasta en estos mínimos principios éticos.