Skip to main content

Las “oportunidades” de Maside (o de Carballeda de Avia, O Irixo y Cea)

Posted in

contaminación02-10-2015 - Si ustedes prestan atención verán que existen dos tipos de “oportunidades” de desarrollo económico para las regiones.  Una de ellas es aquella en que los alcaldes corren detrás de los grandes empresarios para conseguir para sus municipios instalaciones y fábricas modernas que crean puestos de trabajo de calidad y valorizan la comarca. La segunda es aquella en que son los empresarios quienes corren detrás de los alcaldes para conseguir que les permitan instalar en sus ayuntamientos industrias y actividades que no encuentran donde instalar porque nadie las quiere, porque son venenosas, contaminantes, mal olientes o indeseables.

Con el asunto de la planta de tratamiento de neumáticos de Maside se ha abierto un debate que pretende apurar la conveniencia, o no, de apoyar y permitir dicha instalación. No es asunto trivial ya que quienes lo apoyan hablan de más de 500 puestos de trabajo. Así pues ya están unos y otros reclamando diálogo, información, garantías de salubridad, etc. Lo de siempre.

De nuestra parte creemos que existe un sistema infalible para distinguir empresas del primer grupo (todos las quieren), de las del segundo (nadie las quiere).

Como es obvio, el primer indicio de sus beneficios, o inconvenientes, para una comarca, es el propio hecho de que, cuando se trata de una empresa limpia, moderna, de calidad (aeronáutica, investigación, etc.)  enseguida se mueven las “fuerzas vivas”, alcaldes y representantes, para llevárselas a sus comarcas y “colgarse la medalla” de lo conseguido: Una empresa moderna, puntera, limpia,  generadora de empleos de calidad y de sueldos decentes.

Por el contrario, cuando se trata de una empresa que genera actividad insalubre, peligrosa o contaminante, lo que vemos es todo lo contrario: representantes de la misma que acuden a lugares pobres, atrasados, con poblaciones incultas y donde prevalece el paro, la pobreza y la falta total de oportunidades, prometiendo sacarles de la pobreza y llevarlos al “progreso”. Es ahí donde está el terreno abonado para que un alcalde avispado  -que conoce el problema de sobra,  muchas veces porque él mismo lo ha ocasionado por no gobernar de forma eficaz y proporcionar calidad de vida a esos lugares- remite al empresario hasta sus vecinos necesitados a los que suelen prometer progreso,  salubridad, garantías, y lo más clásico y recurrido donde abunda el paro: “Puestos de trabajo”. Todo para conseguir instalarse y luego hacer lo de siempre: camiones circulando día y noche, deterioro  de vías públicas, suciedad,  paso de mercancías peligrosas que se caen de sus transportes, malos olores, contaminación, etc. Eso y unos pocos puestos de trabajo de los que sobran para los descalificados vecinos, es decir, peones, limpieza, trabajos insalubres, empleos no cualificados y mal pagados, ya que los empleos buenos son para gente con conocimientos y preparación, la cual suele venir de otros lugares y ya forman parte de la empresa.

neumáticosEsto mismo han intentado en Carballeda de Avia con la propuesta de una planta de reciclaje de residuos, la central de tratameinto de basuras en O Irixo, o con la planta de “compost” en Cea, etc. Y todas las veces las “promesas” fueron las mismas: puestos de trabajo y ausencia de problemas, llegando el alcalde de O Irixo a asegurar que por las chimeneas solo salía “vapor de agua”. Como si entendiera algo del tema y en un intento descarado de colar a sus vecinos un gigantesco depósito de basuras con la consiguiente contaminación de la zona y la desvalorización de las propiedades.

Ahora en Maside volvemos a lo mismo, algunos que la rechazan como sucedió con el primer intento antes de las elecciones en la parroquia de Aldeiñas y este segundo en Bouzas, donde parece ser que los vecinos, o bien se han creído las promesas envenenadas de políticos y empresarios, o bien su  estado de necesidad y pobreza les lleva a aceptar cualquier tipo de actividad por muy venenosa que sea.

El problema de todo ello es que cualquier tipo de empresa contaminante, como es este caso que se trata de la reciclaje de neumáticos (nada menos) acaba afectando con sus problemas a toda la comarca, a los desinformados que la aceptaron creyendo ser más “astutos” que todos los demás y a quienes somos conscientes de sus perjuicios.

Así pues  lo que nos resta proponer a todos es que analicen los motivos por los cuales una empresa, que supuestamente trae tantos beneficios a una comarca, que no conlleva problema alguno, que crea puestos de trabajo, etc. Se interesa tanto por una zona tan deprimida, abandonada, carente de infraestructuras, etc. Habiendo, como hay, tantas áreas libres en parques industriales, que están desocupadas. Parques donde existe alumbrado público, alcantarillado, accesos cómodos y modernos, cercanía con autovías, etc. y donde sus propietarios están deseosas de que allí se instalen empresas ya que esa fue la intención por la cual se crearon dichos parques.

No existe razón alguna para que una empresa intente instalarse en un lugar totalmente carente de servicio alguno habiendo zonas adecuadas para cualquier empresa que desee instalarse en ella. Ninguna razón a menos que dicha empresa no sea bienvenida en ningún parque industrial y sea esa la razón por la cual buscan entre gentes poco informadas y muy necesitadas, las condiciones para prometerles salir de su miseria ocultándoles que les condenan a una miseria peor aún.

No fuera ese el caso ya se habría encargado algún alcalde de grandes ciudades, o algún gestor de modernos parques industriales, de ofrecer a esa empresa lo que precisase para que se instalara en su comarca. Si esas empresas acaban recalando en Maside o en otras comarcas igual de atrasadas y carentes de instalaciones adecuadas, es porque nadie las quiere en otros sitios, no porque se hayan “enamorado” de Maside, ni porque sus vecinos hayan sido más “inteligentes” aceptando lo que nadie, hasta ahora, quiso en otro lugar, ni porque tengan a un alcalde con magníficas dotes de “relaciones públicas” que ha convencido a una empresa “puntera” para que desista de lugares mucho más adecuados y preparados, y opte por tener que hacer todo nuevo, desde accesos a infraestructuras,porque les “encanta" Maside.

Claro que igual nos equivocamos y ahora resulta que los vecinos de Bouzas son más inteligentes que todos los demás que han rechazado este tipo de "oportunidades".