Skip to main content

VILA - Un perro abandonado.

Posted in

perro colegio18-07-2015 - Circula estos días por la red la mala nueva de que un perro, que llevaba años prestando su amistad incondicional, su fidelidad y el cariño gratificante que solo los perros saben dar, a alumnos, padres y frecuentadores del colegio Vila do Arenteiro, al parecer, fue abandonado por sus dueños en la perrera municipal.

Ignoramos si los responsables de tan cruel acción se pueden imaginar lo que representa para cualquier ser vivo, que puede ser un perro o un familiar (de hecho un perro es uno más de la familia) el que, por ser viejo y estar llegando al final de sus días, cuando más necesitados estamos de cariño, protección y calor humano,  nos dejen abandonados en un campo de concentración, entre semejantes hostiles que se pelean por un espacio mínimo, durmiendo sobre el cemento desnudo, pasando calor en verano y aguantando la humedad las heladas y el frío, a la intemperie, en invierno.

Pero es casi seguro que, a pesar de las carencias, las incomodidades y las inclemencias del tiempo, no será ese el mayor sufrimiento de ese animal; su tortura y la melancolía que tal vez lo lleve a la muerte por tristeza, será su confusión ante lo sucedido y que él es incapaz de comprender. Nunca entenderá que los seres a los cuales más ama, por los cuales daría su vida, lo hayan abandonado a su suerte sin que trabas éticas morales o humanitarias les hayan impedido cometer tal indignidad, y es que él nunca hubiera sido capaz de llevar a cabo tal acción. Seguro que acabará sus días de tristeza y abandono pensando que algún tipo de accidente lo ha llevado a este lugar y confiando en que sus amigos, su familia, sus amos, pronto lo sacarán de ese lugar, porque confía en ellos, son su guía, son los seres sobrenaturales que todo lo pueden y son incapaces de hacerle daño. ¡Pobre infeliz!

Para agravar el asunto, los responsables de esta infamia son directivos y responsables de un colegio, es decir de la educación y de dar ejemplo a los niños y a las nuevas generaciones. Ejemplo que debería consistir en el respeto por los mayores, la protección a los indefensos y el amor por los animales como seres vivos que merecen respeto y un trato digno. No parece que este comportamiento sea el ejemplo que un educador deba dar a sus pupilos, entre otras cosas porque, que algo sea "legal", como algún opinante ya ha destacado y muchos políticos argumentado, no significa que sea ético.

Confiamos en que ese animal encuentre pronto respuesta a sus ansias y vuelva a su hogar. Y es que la adopción por otras personas, aun siendo una solución mejor que morir en una perrera, sigue siendo una mala solución porque él lo que echa de menos, lo que ama y por lo que daría su vida sin importarle carencias, hambre o sufrimiento, es su familia. Y ellos aunque sea por puro egoísmo, porque un día también serán viejos, deberían arrepentirse de una iniciativa poco pensada y recoger cuanto antes, de vuelta a su hogar, a esa parte de su familia y darle la vida que se merece tras años de fidelidad. Y es que quien abandona a un perro también abandona, llegado el caso, al abuelo.

 

Prensa:

http://copecarballino.es/denunciacidada/vila-un-perro-abandonado