Skip to main content

Xunta de Galicia - Utilizando las insitituciones contra el ecologismo

Posted in

identificando05-03-2014 – (Gallego) Este es el artículo que publicamos, hace un año, sobre el impresentable comportamiento, digno de gentes sin moral alguna, de la delegación de M. A. de Ourense, respecto al campeonato de matar zorros de 2013. Artículo perfectamente aplicable al comportamiento de este año de la Delegación de Lugo y de la Dirección Xeral para a Conservación da Natureza sobre cuyo arbitrario y vergonzoso proceder, este año, también hemos informado puntualmente.

Y es que nos estamos deparando con el inaudito hecho de que se están utilizando las instituciones públicas para acallar al ecologismo y favorecer las sangrientas actividades de la FGC. Al menos esa es la impresion que se saca a la vista de los hechos que relatamos. Por increíble que parezca.
 
Estamos descubriendo que ciertos inmorales funcionarios han optado por utilizar la administración de todos para beneficiar las cacicadas y los mercantiles campeonatos de la FGC. Pero no solo omiten información y rozan la prevaricación cuando dejan de actuar ante denuncias de infracciones durante las cacerías o cuando niegan información medioambiental obligatoria, como ahora nos acabamos de enterar que abren expedientes administrativos indiscriminados a la personas que la Guardia Civil (en un comportamiento también impropio) identifica durante esos campeonatos, haya o no motivo para tales identificaciones (les remitimos al vídeo de este año para que comprueben la arbitrariedad con que actúan).

Es decir, utilizan la administración, y su potestad de iniciar expedientes administrativos, de forma torticera, como arma y como sanción anticipada a quienes identificaron rutinariamente (a la vista del uso indebido que luego se hace de los datos, habrá que repensar el asunto de identificarse de forma inocente cuando así lo demandan los guardias) y sin que mediase ningún tipo de incidente. Pero lo hacen para causar molestias y obligar al ciudadano a defenderse de un expediente injusto e injustificado, con lo cual, aunque el expediente tenga que ser archivado, como les ocurrió con varios que iniciaron en Portamarín hace unos años, el ciudadano ya fue sancionado con las molestias y gastos que se le ocasionaron.

Un comportamiento propio de delincuentes comunes. Falta una ley que permita procesar y sancionar a estos aspirantes a prevaricadores, a estos manipuladores de la administración que pertenece a todos los ciudadanos, una ley que permita procesar a quienes se venden al mejor "engrasador" de cacicadas para que sean ciegos a los desmanes de los escopeteros mientras perjudican a quienes defendemos el medio ambiente.

Seguiremos informando porque hay una chica que acaba de enterarse de una sanción a resultas de una identificación que le hicieron en el campeonato nacional de matar zorros de 2013. Identificación que, en su momento, consideró, al igual que todos los demás, rutinaria, ya que nada estaba ocurriendo que se pudiera considerar ni infracción, ni alteración, ni irregularidad de ningún tipo. De hecho este años 2014 hubo numerosas identificaciones de ese tipo, algo que consideramos exagerado pero hemos atribuído a las órdenes que la Guardia Civil había recibido, esperando que no tuviera otro tipo de consiceuncia ya que no existió motivo alguno para ello. Más bien pensamos que lo que se buscaba era algún tipo de incidente al requerirnos la identificación, algo que, como es obvio, tampoco se produjo nunca, ni este año ni en los anteiores.

 Lo peor, en el caso de esta chica, es que ni siquiera pudo defenderse, ya que no recibió comunicación alguna, sus datos domiciliarios solo fueron hallados correctamente para informarla de la resolución ya tomada y de la sanción que se le aplicaba. Lo de siempre en este país de inmorales, eficacia solo para la represión y torpeza total para los derechos ciudadanos.

Falta saber si, entre todos, dejaremos que estos indignos funcionarios, sin principios morales, se salgan con la suya utilizando la arbitrariedad y el uso indebido de las instituciones para acallar al movimiento ecologista y animalista en beneficio de la otra parte, precisamente la menos aceptada por la mayoría de la sociedad, pero que algún tipo de "argucia" debe estar utilizando para corromper de tal forma el normal funcionamiento de nuestras instituciones.

Acto más reprochable e inmoral es difícil de imaginar en un País civilizado. Claro que estamos hablando de españistán.