joker123 pussy88 xe88 mega888 viagra malaysia keto actives super 8 ways ultimatejoker123 pussy88 xe88 mega888 viagra malaysia keto actives super 8 ways ultimate Los accidentes que “provocan” los animales. | matarpormatarnon.org
Skip to main content

Los accidentes que “provocan” los animales.

Posted in

10-11-2011 - (Gallego) Ayer fue vhículo oficial del presidente de la Xunta, Sr. Feijóo, quien tuvo una colisión con dos jabalíes en la autovía Ourense Santiago. Con tal motivo…los típicos tópicos.

El titular más manido es el de los 2.500 accidentes que, según la prensa,  “provocan” todos los años los animales que “invaden” las carreteras. También suele aparecer un representante del colectivo de la escopeta tratando de eludir su evidente responsabilidad en estos accidentes, arrimar el ascua a su sardina y proclamarse como los salvadores de la agricultura y del equilibrio de la fauna, cuando es precisamente debido a sus actividades, conforme explicaremos, que suceden la mayoría de los accidentes con fauna silvestre.

Siempre hemos discrepado de este tratamiento que se da al asunto. Primero porque los animales no provocan nada ya que, provocar, implica una acción premeditada e intencional, cosa francamente distante del sentir o querer de cualquier animal. Los animales circulan por el mundo ajenos a los “inventos” e “infraestructuras” con los que la especie humana invade la naturaleza destruyéndola y tornándola hostil para cualquier tipo de vida puesto que dichas construcciones, al contrario de lo que sucede en el resto del territorio natural, solo pueden ser utilizadas, con exclusividad, por los vehículos, siendo letales para el los seres vivos.

Quienes invaden el territorio somos nosotros con nuestras excesivas y letales autovías que, para más agravio y visando como siempre el lucro y el ahorro con el objeto de que sobre más para beneficios, no suelen contar con los debidos pasos de fauna que permitan a los animales cruzarlas sin riesgo para vehículos ni para animales. Siempre se les "olvida" que la fauna debe desplazarse para comer, beber y reproducirse, pero el excesivo número de autovías valladas transforma el territorio en jaulas aisladas de las cuales es casi imposible salir, impidiendo la variedad genética e incluso la bebida o la alimentación de los animales como se ha visto recientemente en el vallado que construyó ADIF en Andalucía.

Cualquier tipo de vías de esta clase debería contar, al menos a cada kilómetro, con pasos de fauna de uso exclusivo para los animales, es decir, por donde no circulen vehículos ni personas ya que nuestro olor los atemoriza y los evitan.

Y no lo olvidemos, hasta hace pocas décadas todo el territorio - vias, caminos, senderos y cañadas incluídos - era de uso compartido por todos los seres vivos.  El hombre, actuando contra natura, decidió apoderarse de enormes parcelas de ese territorio común para uso exclusivo de sus coches, ahora pretende culpar a los animales de "invadirlos" cuando ni siqueira se tomó la precacución de construir pasos adecuados para que ellos no entren en esa parte del territorio.

Cuanto al papel de los cazadores es llamativo su continuo recurso a presentarse como la “solución” debido al número de animales que abaten todos los años lo que, según ellos, constituye una aportación al control de estos animales, sobre todo de los jabalíes.

Pues bien, nada más lejos de la realidad. Primero porque los animales no necesitan a nadie que controle su número ya que ellos mismos, desde tiempos inmemoriales, han aprendido a controlar el número de individuos en cada zona en función del territorio disponible y de los recursos existentes.

Éste argumento lo utilizan también para organizar “campeonatos” de matar zorros, pero conforme hemos reiterado hasta la saciedad, cae por su propio peso ya que en las zonas donde no se realizan campeonatos de este tipo no hay problema alguno con los zorros.

Muy por el contrario, las batidas contra los jabalíes, al igual que acontece con los propios zorros, solo contribuyen a dispersar a los animales, destruir sus unidades y sus grupos, espantarlos para fuera del territorio que recorren a diario para alimentarse y que conocen a la perfección, desorientarlos cuando se ven obligados a huir aterrorizados de los cazadores y de los perros, perdidos en territorio desconocido (si sobreviven), faltos de guía en el caso de que la hembra guía sea abatida y finalmente atropellados cuando intentan regresar a su territorio y acaban entrando en una autovía o autopista.

Eso cuando no entran directamente mientras huyen despavoridos del acoso de una jauría de perros durante una batida.

Pero esto no lo decimos solamente nosotros existe un nutrido grupo de cazadores, más concienciados sobre el tema, que abogan por restringir este tipo de matanzas y cacerías que alteran totalmente el ecosistema, la convivencia de la fauna, el sosiego de los animales, la estabilidad de la piaras cuando se eliminan individuos veteranos, etc. además de poner en riesgo tanto a las crías de otras especies como a las personas, ya que actualmente se realizan batidas el año entero.

Por si no fuera bastante argumento debemos pensar que el cazador no es un controlador de plagas, no va al monte a trabajar ni a resolver un problema social ni económico, va a divertirse, tomar sus chupitos y pasar el tiempo disparando.

Claro que, a los directivos que manejan el cotarro de la caza, les interesa presentar la actividad como útil y necesaria ya que de ella viven, y muy bien por cierto, y gracias a ella reciben grandes cantidades en concepto de licencias así como  subvenciones, tanto oficiales como particulares de las diversas industrias que medran vendiendo artillería, escopetas, fusiles, balas, cartuchos, seguros, ropas, calzados, vehículos, perros, remolques, etc. a los “consumidores” del letal “deporte” que todos los años acaba con la vida de decenas de practicantes a causa de las  numerosas imprudencias y que no son más abundantes debido a la sana precaución de los demás ciudadanos de quedarse encerrados en sus casas los días de caza.

La única solución para reducir el número de jabalíes es privarlos del hábitat idóneo que se creó cuando el agro fue abandonado y los cultivos sustituidos por el sotobosque donde hallan lugar óptimo para ocultarse. En otras palabras, limpiar el monte, con lo cual no solo se reducirá el número de jabalíes como también el de incendios. Solo falta que esta solución obvia no choque con intereses de otros colectivos interesados en que siga habiendo incendios que apagar y jabalíes abundantes como disculpa para cazar todo el año.

Lo que hay que oír:

“si no se establece ningún tipo de control, los animales acaban conquistando también el asfalto.”

http://www.lavozdegalicia.es/opinion/2011/11/10/0003_201111G10P22995.htm


Perlas del presidente de la FGC:

http://www.lavozdegalicia.es/galicia/2011/11/10/0003_201111G10P13994.htm
«Hai que manter as poboacións de animais a un nivel adecuado» 

 

Asociaciones de cazadores y de Tecores (UNITEGA) que se están distanciando de la actual política de la FGC de realizar matanzas de jabalíes todo el año:

http://unitega.blogspot.com/2011/06/galicia-2011-con-licencia-para-matar.html#more

 

Opiniones, en artículos de caza, en contra de estas batidas:

http://www.club-caza.com/blog/norte/postver.asp?p=227
Batidas por daños al jabalí, un error con consecuencias

http://www.club-caza.com/blog/diariodecaza/postver.asp?p=1369
Algo de tranquilidad para el jabalí – no matar a los que tienen experiencia.