Skip to main content

Campeonatos de raposo - A la FGC le ven el plumero.

Posted in

17-01-2012 - (Gallego) Una vez realizados los “campeonatos” provinciales de caza del zorro (falta el gallego y el "nacional"), con los cuales la FGC justifica las jugosas subvenciones que recibe de la Consellería de Cultura e Deporte, comprobamos como el castillo de naipes que dicha Federación ha organizado para beneficiar sus intereses, empieza a venirse abajo.

Lo más llamativo es que, como se puede observar fácilmente repasando los calendarios de “competiciones” pasadas, los tecores que se prestan a que sus territorios y su fauna sean expoliados por gentes de fuera, por la FGC y por escopeteros sin escrúpulos, para mayor gloria y para servir a los intereses de dicha federación, cada día son menos.

La mayoría ya se han percatado de que nada ganan con prestar, de forma gratuita, sus territorios al objeto de que la FGC justifique sus subvenciones, y por el contrario, los inconvenientes son numerosos.

El primero es que a muchos escopeteros que se inscriben, poco les importa cazar zorros, pero se apuntan a éstos campeonatos porque la caza menor terminó el día 6 de enero pero de esa manera pueden seguir cazando hasta el día 10 de febrero.

El segundo es que a esa mayoría poco les importa ganar el campeonato de cazar más o menos zorros, lo que les interesa es llevarse a casa, por la noche, después de la “paparota” y los besamanos a los directivos, las “piezas”, y no precisamente de raposos, que dejaron escondidas en el monte.

El tercero es que la muerte de esas piezas, y el trastorno que causan entre la fauna en veda, va en perjuicio de los titulares de esos tecores con los que esos “visitantes” ocasionales nada tienen que ver, y poco les importa los daños que causan ya que, a fin de cuentas, no es su tierra. Si tienen pocos escrúpulos en su tierra, menos aún los tienen en la ajena.

En cuarto lugar porque los únicos que ganan algo (o mucho) con eso, son los “directivos” que no salen al monte, no pasan frío, no se mojan, ni se gastan su dinero en matar raposos que luego tiran a la basura. Y por encima se sientan en la cabecera de la mesa y les sirven aparte.

Y en quinto, lo de toda la vida: “Desde los tiempos de Adán, unos calientan el horno y otros meten el pan”.

Como prueba de que cada día que pasa son menos los “primos” que ceden gratuitamente sus tecores a la FGC, vemos como, reiteradamente, se celebran dichos campeonatos en los mismos lugares de siempre, siendo representativos de lo que afirmamos los tecores de Xinzo de Limia, en Ourense, donde ni siquiera es necesario preguntar, ya que, año tras año, son los únicos que permiten este abuso en sus tierras en toda la provincia de Ourense.

Lo mismo sucede con la comarca de Portomarín, en Lugo, donde, entre la FGC y alguna autoridad local, se encargan de engatusar a los desavisados vecinos de la zona para que soporten en sus tierras lo que otros no quieren.

Y es que daños, lo que se dice daños, o problemas con el número de individuos, que las interesadas opiniones de los directivos de la FGC nos pretenden hacer creer que ellos controlan con sus “campeonatos”, no existen, de manera que empiezan a preguntarse por los intereses que se esconden en el hecho de que dichos campeonatos siempre se celebren en Galicia (ya van 10) y nunca en el resto de España.

Con lo grande que es.