joker123 pussy88 xe88 mega888 viagra malaysia keto actives super 8 ways ultimatejoker123 pussy88 xe88 mega888 viagra malaysia keto actives super 8 ways ultimate La fauna desaparece por la inutilidad de las instituciones. | matarpormatarnon.org
Skip to main content

La fauna desaparece por la inutilidad de las instituciones.

Posted in

05-10-2011 - (Gallego) Consideraba la posibilidad de utilizar la palabra ineficacia – en vez de inutilidad – pero  tal término significaría que algo se hace, o se intenta, con resultados poco brillantes. En este caso ni se hace ni se intenta, de modo que el término exacto es inutilidad. El medio ambiente y la fauna de Galicia están abandonados a su suerte y a los abusos de escopeteros y otros invasores del monte, sin que la administración mueva un dedo para controlar tanto desaguisado.

Que conste, antes de más nada, que estamos seguros de la buena voluntad de las personas que desempeñan sus funciones en Medio Rural, las hemos tratado y creemos que el asunto no es achacable a su falta de interés, más bien parece una política intencionada, de falta de interés, por parte de la propia Consellería de Medio Rural que no trata de asumir eficazmente sus responsabilidades, ni de equiparse con los medios materiales y personales necesarios.

Baste como ejemplo la preocupante invasión de Galicia por parte de especies exóticas, como la mimosa o la hierba de la pampa, sin que nadie sepa si se está tomando alguna medida para erradicarlas antes de que el asunto se torne incontrolable. La mimosa ya está fuera de control y la hierba de la pampa se extiende rápidamente por las autovías.

La última prueba la hemos tenido por la respuesta dada a un escrito que habíamos encaminado a la delegación provincial advirtiendo de que, durante el verano, los conejos desaparecieron en esta Parroquia, seguramente debido a algún tipo de enfermedad como la mixomatosis o la hemorragia vírica y que sería necesario comprobar tal extremo así como, llegado el caso, limitar la caza este año al objeto de no agravar las consecuencias de lo ya ocurrido.

La sorprendente respuesta de dicha delegación (ver escrito aquí) viene a ser que el Tecor presentó sus planes de “aprovechamiento” quinquenales y anuales, redactados por “técnicos cualificados”, de modo que, para modificar lo ya aprobado en su día, sería conveniente que nosotros presentáramos otro estudio certificado por un “técnico” en la materia.

O sea, llamas a la policía avisando de un crimen y te dicen que lo investigues tú.

En primer lugar ya hemos denunciado hasta la saciedad que dichos “estudios” y planes de “aprovechamiento” no son más que una serie de inventos y falsedades, realizadas en serie por la misma empresa para varios Tecores, donde incluso se repiten las mismas faltas de ortografía.

Elaborados sin el mínimo rigor, se certifican unos censos de animales totalmente inventados, cuyo solo objeto es cumplir con el requisito administrativo, sin que se hubieran realizado ni los estudios de campo ni en inventario de animales que ellos afirman en dichos “Planes de Ordenamiento Cinegético”. Por medio de dicho documento se les permite seguir practicando la caza en zonas donde en realidad la fauna ya ha sido extinguida, razón por la cual tienen que “sembrar” conejos y perdices de granja.

Ya en su época, la entonces “Consellería de Medio Ambiente”, en una demostración palmaria de su inoperancia, se abstuvo de iniciar investigación alguna de lo que denunciábamos.

En segundo lugar, y en el supuesto de que dichos POC fueran precisos y reflejaran la realidad, nos preguntamos que tienen que ver las capturas autorizadas con datos de hace tres o cuatro años, o incluso este mismo año, con lo que pudo ocurrir durante el verano. Se supone que si  se produce una plaga que diezma a los conejos habrá que verificarlo y hacer los cambios pertinentes en el programa de “aprovechamiento”. La ley así lo tiene previsto y es potestad de la administración modificar lo necesario en tales casos.

En tercer lugar, nos preguntamos para qué sirve y qué utilidad tiene una administración que aconseja a que NOSOTROS verifiquemos, mediante la contratación de un técnico, lo ocurrido, para que después ellos actúen. Para qué sirven las instituciones que deberían velar por estos asuntos, dónde están los técnicos que deberían comprobar ciertos extremos, realizar ciertas averiguaciones y en base a ellas determinar las medidas necesarias.

Hace un par de semanas ni siquiera respondieron a un escrito donde se pedía que se subsanara la actuación peligrosa de un alcalde que infringió la ley de incendios, creando un grave riesgo por no respetar las precauciones mínimas que la propia Consellería impone. Tal vez sea porque el Sr. Alcalde es de sus siglas, pero nos parece una explicación absurda y las razones propias de patio de colegio el no obligar a uno de los suyos a que respete la ley.

O sea, no actúa, no inspecciona, no investiga, no vigila, no previene, no protege, con lo cual todo indica que esta institución, al igual que muchas otras de la administración, solo sirve para gastar ingentes cantidades de dinero, ocupar en jugosos puestos a políticos afines y atender los “negocios” de colectivos que, de la naturaleza y la fauna, solo les interesa el beneficio económico, con total desprecio por la conservación.

Así se explica, por ejemplo, que se aprueben absurdas batidas contra el lobo con la sola opinión de los escopeteros. Se están cazando incluso crías de lobo por culpa de las deficiencias de esta institución totalmente carente de información, de técnicos que actúen o de medios y recursos para ejercer con eficacia sus atribuciones en la protección del medio ambiente  y en la actualización de dicha protección.

No toman, para esos asuntos, ejemplo de esa Europa con la que tanto se llenan la boca para justificar subidas de impuestos y aumentos de precios. Así nos topamos continuamente con procesos, advertencias y multas de la CE por no cuidar del medio natural.

Así nos explicamos que no se investigue el escándalo de los POC, que no se investigue una desaparición masiva de animales, que sigan muriendo personas en “accidentes” de caza ocasionados, como ellos saben de sobra, por la imprudencia y a las infracciones que fomenta la falta de vigilancia, que no se cumpla la ley de incendios ocasionando miles de ellos todos los años en Galicia en los cuales también muere gente, pero en cambio se introduce, en la orden de vedas, la caza del zorro por daños, las batidas al jabalí todo el año, época de cría incluida, la autorización de cazar en zonas reservadas o saltarse la ley de caza y permitir que se cace en zona de adiestramiento de perros, o que se autoricen campeonatos en zonas no habilitadas como cinegético deportivas.

Todas las atribuciones que se le suponen a esta monstruosa institución - que emplea cientos de funcionarios y guardias forestales sin utilidad práctica alguna sobre las funciones que se le suponen - tienen que ser atendidas por los pocos efectivos de que dispone la Guardia Civil, mediante el Servicio de Protección de la Naturaleza, quienes, con solo un par de agentes, cargan sobre sus hombros con toda la vigilancia, defensa y protección del medio natural de Galicia, teniendo muchas veces que soportar el insultante comentario de algún escopetero en el sentido de que, según ellos, las multas del Seprona “se las quitan en Medio Rural”.

No es de extrañar que dicha Consellería esté invadida por el colectivo de la escopeta y por sus directivos que, más sagaces, con mejores contactos y con más poder que los funcionarios allí destinados, saben sacar provecho para sus intereses a costa de un gravísimo deterioro de la naturaleza y de la fauna gallegas.

Todo sea para que el "negocio" no decaiga. 

AdjuntoTamaño
coellos mrural..jpeg315.12 KB