Skip to main content

Carballiño - Inspección, de la Xunta, en la perrera

27-11-2009 - (Gallego) Recientes informaciones aparecidas en la prensa indican que, por fin, la Xunta de Galicia, ha iniciado una inspección sobre el estado de la perrera municipal de O Carballiño, así como de las obras e inversiones realizadas en su época.


No podemos dejar de mostrar nuestra satisfacción al comprobar que, aunque para muchos animales esta diligencia llegue demasiado tarde, las instituciones hagan uso de sus atribuciones, al fiscalizar como y donde se han invertido las jugosas subvenciones que, en teoría, visaban adecentar un refugio para animales vivos, que sufren pasan frío y merecen una vida dotada un mínimo de dignidad. Inversiones que afectan a seres que sufren, que no son aceras o áreas recreativas.


Lamentamos que esta inspección no se hubiera producido cuando la instalación carecía de agua corriente y suministro eléctrico. Cuando aún estaba sin urbanizar el acceso principal a las jaulas o cuando existía un foso donde, cubiertos con cal, se amontonaban los cadáveres de los animales eliminados para ahorrar alimento y trabajo.


De todos modos no es poco lo que aún queda por sacar a la luz.


De momento sabemos que se otorgaron subvenciones, mediante unos acuerdos firmados entre la Consellería de medio Ambiente y el ayuntamiento, con la finalidad expresa de “adaptar la perrera a la normativa autonómica para este tipo de instalaciones”.


Algo debió funcionar de manera inadecuada cuando, tres años después de que se pagaran dichas subvenciones, la Guardia Civil y otras instituciones, hemos verificado que no hay comederos y el alimento se arroja sobre los excrementos, no existe un sistema de lavado de jaulas eficaz, no existe sala de curas, libro de registro de animales, depuradora, baños para el personal, almacén, patios impermeabilizados, jaulas con patio exterior – obras, estas dos últimas, que fueron pagadas y que no se ejecutaron- pisos cuya pendiente está hacia el fondo en lugar de hacia el sumidero, jaulas donde los animales no tienen refugio contra las inclemencias meteorológicas, ruinas antiguas adaptadas como edificios "multiusos", licencia de apertura, inscripción en el registro de instalaciones de este tipo, que los animales pasan la vida alimentándose de carcasas de pollo crudas y un largo etcétera que evidencia que los fines para los que se otorgaron las subvenciones no se han cumplido.


Pudiera ser que alguien certificó obras que, o no se realizaron y subvenciones que no se aplicaron en cumplir los fines para los que fueron concedidas o, en caso contrario, se pagaron estas subvenciones sin verificar que habían cumplido con los fines previstos.


Esperamos que se compruebe también la manera en que se licitaron dichas obras, las cantidades licitadas y las que finalmente se ejecutaron, las modificaciones en la licitación después de que ésta se adjudicara, la existencia de un proyecto para saber lo que se contrataba y lo que se pretendía ejecutar, la innumerables alteraciones en las obras previstas y adjudicadas, los plazos de presentación de las modificaciones, su aprobación y su ejecución en tiempos inusitadamente veloces, las adjudicaciones ajustadas a la ley de contratos y las que no…


Repetimos, queda mucho por aclarar en reste turbio asunto y sería altamente conveniente que se llegara a las últimas consecuencias para prevenir que, lo que no se debe consentir en ningún tipo de obras que afectan al uso debido de los dineros públicos, mucho menos debe ser tolerado cuando el mal uso de esos dineros acaba causando sufrimiento, hambre, sed o la muerte, a seres vivos.


Aguardamos esperanzados las conclusiones de ésta inspección.