Skip to main content

No a la manipulación

Posted in

03-02-2010 - ( Gallego )Cuando en el año 2007 se iniciaron las campañas de protesta contra los campeonatos de caza del zorro, fueron numerosas las ocasiones en que los argumentos, tanto de la Federación Gallega de Caza como los de las diversas organizaciones ecologistas, fueron ampliamente debatidos en los medios de comunicación.


Todos recordamos la asistencia al programa “Hai Debate” de la TVG, así como diversos programas de radio donde se contrastaron y expusieron dichos argumentos, con la participación del presidente de dicha Federación de Caza.


Por aquél entonces, así como ahora, creemos que todos y cada uno de los argumentos con los que se intentaba justificar dichas matanzas, fueron sobradamente refutados por los miembros de las asociaciones ecologistas.


El más recurrido, los controles de depredadores, sigue vigente al día de hoy puesto que son numerosas las zonas donde no se llevan a cabo estos “campeonatos” y sin embargo no hay problema alguno con el número de zorros.


Nunca se ha puesto en duda la legalidad de la caza, aunque sí su ética y el deterioro para la fauna que tal práctica, llevada a cabo por un numero excesivo de aficionados y utilizando técnicas modernas, está ocasionando.


Hemos denunciado, ante los órganos competentes, en numerosas ocasiones las irregularidades existentes en los Planes de Ordenamiento Cinegético, en los que se exagera el número de animales, al objeto de que no se impida la caza en zonas extenuadas cuanto a censos de fauna. Nunca hemos conseguido que se llevara a cabo una verificación oficial de dichos censos.


Creemos que el debate llevado a cabo mediante la utilización de pruebas y argumentos, ha echado por tierra todos los intentos de justificar estos campeonatos, que presentó la Federación Gallega de Caza.


También consideramos que dicha Federación ha comprendido que, por ese camino, perdió todas las posibilidades de convencer a la opinión pública, mayoritariamente contraria a sus planteamientos y mucho más a los campeonatos de matar animales.


Pensamos que, en virtud de tal conclusión, se está pasando a utilizar una serie de argucias y prácticas, a nuestro juicio, reprochables y poco honorables, para conseguir, con otros métodos, lo que no se puede conseguir mediante el sano debate.


Nunca hemos creído en la guerra sucia ni en los métodos rastreros.


La radicalización y malos métodos, que se atribuyen sin pruebas a los ecologistas, son a nuestro juicio, las armas que se están utilizando para acallar las protestas y neutralizar el movimiento de los defensores de la fauna.


Estamos cansados de soportar insultos y amenazas en el monte, registradas gráficamente en varias ocasiones. La prepotencia y el puñetazo fácil, es el argumento más utilizado por algunos participantes, que no todos, en esos campeonatos.


Pensamos, tal vez injustificadamente, que se está utilizando astutamente la ley, el medio rural, las influencias políticas, la justificativa del dinero que se mueve, el favor de quienes deben presentar informes, la influencia de colectivos poderosos, etc. para obtener ventajas para unos y dificultades al derecho de manifestarse contra una práctica que consideramos brutal.


Creemos que se está criminalizando a todo un colectivo con la utilización de pequeños incidentes, mientras se hacen oídos sordos a las múltiples infracciones que ocurren durante la práctica de la caza en general y en estos campeonatos en particular.


Se están difundiendo supuestos sabotajes, envenenamientos, destrozos, etc. como pruebas de lo que, irracional e irresponsablemente, se está calificando, como “ecoterrorismo” – a veces solo por hacer una “pintada” –, mientras se pretende mostrar como comportamiento ejemplar la ausencia de denuncias hacia un colectivo de más de 1000 cazadores, como si entre ellos y en tales acontecimientos no se hubieran producido múltiples infracciones, amenazas y hechos condenables, no solo infringiendo la ley de caza sino que, aprovechando el día y la oportunidad de estar fuera de sus feudos, para llevarse a casa animales a los que en esos “campeonatos” se deberían respetar.


Creemos que nadie en su sano juicio va a creer la historia de que unos pocos cientos de de ecologistas, normalmente chavales llenos de ilusión y fe en el mundo, son el demonio, mientras miles de cazadores, entre los cuales hemos hallado gente razonable y honesta, son todos unos délficos seres.


Porque todos sabemos que entre ellos también existen los que se creen más hombres que nadie, los que se envalentonan con la cazalla mañanera o los que muestran su brutalidad con unos jóvenes que, en algunos casos, tiene edad para ser sus hijos.


Con tal tipo de manipulación solo se consigue embaucar a los brutos e ignorantes, consiguiendo que se envalentonen más y sean más peligrosos, pero no se engaña a la gente culta y pone en evidencia a quien así actúa.


Lamentamos que se haya abandonado el uso de los argumentos para dilucidar este debate y se estén utilizando medios deleznables, poder económico, influencias, amenazas y argucias legales, para coaccionar o satanizar a unos y deificar a otros.


Porque dar carta blanca a unos y aplicar mano de hierro a otros, es propio de países bananeros, pero indignos de un País que se pretende europeo.


Pedimos imparcialidad por parte de las autoridades. Que, se vigile a todos, que se aplique la misma vara de medir, que se utilice el mismo rigor en la fiscalización, que se reprima a quien viole la ley, sean éstos ecologistas o cazadores y pedimos nobleza en los métodos y prácticas de quienes tienen privilegios o intereses que defender. Porque ni todo es válido y la sociedad ya está saturada de este tipo de politiqueos y malos modos.
Esperamos que no sea mucho pedir.

http://www.youtube.com/watch?v=ESFYd3pWLfo&feature=player_embedded
Amenazas con arma