joker123 pussy88 xe88 mega888 viagra malaysia keto actives super 8 ways ultimatejoker123 pussy88 xe88 mega888 viagra malaysia keto actives super 8 ways ultimate Un día es de la caza... | matarpormatarnon.org
Skip to main content

Un día es de la caza...

Posted in

19-11-2010 – (Gallego) …y otro del cazador. Pues bien, hoy tocó día de la caza.
Pasaron toda la mañana infringiendo las normas. Antes del mediodía ya habían destrozado una señal de “Refugio de Fauna”, habían estado cazando dentro de un refugio (fotos al lado) y cazaban a pesar de la niebla, actividad que, en tales condiciones, está prohibida por el peligro que representa la falta de visibilidad y no ver hacia donde se dispara. Riesgo que, al parecer, a ellos poco les importa, ya que son quienes realizan los disparos.

Las muestras gráficas de lo que estaba sucediendo fueron ganando volumen conforme transcurría la mañana, así como los diferentes tipos de basura que abandonaba en el monte la piara de la escopeta que este día nos visitaba.

 

Por la tarde, nueva invasión de los refugios de fauna por parte de un numeroso grupo de conocidos infractores de la ley de caza (al menos se contabilizaron 8 individuos) que ya entran en el monte por el único lugar por el que nunca deberían circular ni acercarse, pero que ellos sistemáticamente se empeñan en ignorar, de manera que fueron hallados, junto con una numerosa jauría de perros, batiendo la serie de refugios que existe a lo largo del trazado del gasoducto.

Era evidente que algunos iban a rebufo de los más atrevidos que, después de varios años bregando con ellos, ya se han tornado habituales maniáticos en violar las normas. Si es posible provocando, como el segundo individuo que se puede apreciar en el vídeo que adjuntamos y que ostensiblemente incita a los perros a cazar dentro del refugio.

El primer cazador nos dio la impresión de que parecía no saber como reaccionar y sentirse incómodo por la situación, mientras que el segundo, hace ostentación de violar la norma, de invadir la propiedad ajena y de intentar provocar alguna reacción mediante el sistema de animar a los perros que se hallan dentro del refugio de fauna. Un viejo conocido éste, con el que llevamos un par de años eludiendo su empeño en provocar un incidente que supere las simples palabras.

Confiamos en que, un día de éstos, acabe encontrando la horma de su zapato y  comprenda la diferencia entre ir a por lana y salir trasquilado.

De nada sirvió que les advirtiéramos lo que era obvio, ya que los letreros de “Refugio de Fauna” eran evidentes, lo único que conseguimos fue que moderaran su habitual mal genio o incluso la manía de amenazar ya que enseguida se percataron de estábamos grabando toda la escena. Solo cambiaron radicalmente de comportamiento cuando advirtieron que llamábamos al SEPRONA, momento en el que rápidamente se les esfumó su prepotencia y optaron por tomar “las de Villadiego”.

Fue rápida la personación en el lugar de los agentes de la Guardia Civil (SEPRONA) - quienes posiblemente, debido a los recientes acontecimientos del domingo pasado, se hallaban en la zona realizando vigilancia preventiva - no obstante ya los atrevidos escopeteros, que desafiaban abiertamente la ley momentos antes, habían puesto tierra por medio.

De la intervención  de los agentes del Servicio de Protección de la Naturaleza de la Guardia Civil, que se hallaban de servicio este día y que acudieron a la llamada que se les hizo, resultó la incoación de dos infracciones de la ley de caza contra otros tantos individuos que se hallaban cazando en otro refugio de fauna próximo. No eran los que se buscaba, pero éstos también llevaban tres años intentando que el peso de la ley les cayera encima, extremo que, al final, han conseguido generosamente.

Es curioso comprobar la diferencia de comportamiento de estos arrogantes invasores de la propiedad ajena cuando están seguros de su superioridad, y su desorientación, incredulidad y sumisión cuando son sorprendidos “in fraganti”. Que les aproveche.

Los atrevidos infractores que dieron lugar a la intervención de las fuerzas de seguridad tuvieron la precaución de que no les sorprendieran en una de sus habituales “hazañas” de violar la ley, posiblemente puestos de sobre aviso por el primero en ser localizado y que se había separado de los otros.

Como todos son viejos conocidos, dejaron sus vehículos agrupados en el mismo lugar y contando con las pruebas que, en forma de fotos y video quedaron grabados, creemos que han pasado a la nómina de asiduos infractores de la ley de caza de los que tiene conocimiento la Guardia Civil, además de las consecuencias y gastos que les pueda reportar la más que probable denuncia que realizaremos, ante la Consellería de Medio Rural, con aportación de las pruebas que hemos recolectado sobre sus nada saludables costumbres cinegéticas.