Skip to main content

Nueva ley de caza de Galicia.

Posted in

03-01-2012 - (Gallego) La nueva ley de caza de Galicia que se está elaborando, la que se debería llamar la ley de "Juan Palomo" y de la Federación Gallega de Caza, porque suponemos que “algo” le habrán consultado a dicha federación, porque a las asociaciones ecologistas, medio ambientales y animalistas, no nos consta que se hayan dirigido o convocado a ninguna de ellas. Y eso que les hemos remitido diversos escritos, en nombre de 34 asociaciones, nada menos, sobre el asunto.

Para empezar, y a falta de más datos, todo parece indicar que, a los que viven de la muerte gratuita, cruel, injustificada y por diversión, de animales indefensos,  se les van acabando los clientes que practican esta crueldad, que ellos insisten en llamar "deporte" para que les den subvenciones de la Conselleria de Cultura y Deporte.

Como remedio, prescinden de todos los años que, con notable éxito, lleva la sociedad educando a los menores contra la violencia, para que no se regalen juguetes en forma de armas, para que se cree una nueva conciencia sobre el trato digno y respetuoso para con los animales, etc. y se “lían la manta a la cabeza” autorizando que chicos de 14 años puedan “participar” en la actividad cinegética “sin llevar ni disparar armas”.

Al margen de lo inmoral de esta iniciativia que solo visa promover un "negocio" sangriento y de todo lo dicho sobre años perdidos en educación, veremos a ver como fiscalizan este asunto visto el poco empeño que las “autoridades” han puesto, hasta el momento, para vigilar los abusos en el monte, los controles de alcoholemia, el abandono de perros de caza, su ahorcamiento, la falsificación de Planes Cinegéticos por parte de los tecores, etc.

La caza en "zonas vedadas" y en “zonas de adiestramiento de perros”, ya se estuvo autorizando estos años mediante la orden de vedas anual. Hemos denunciado ante la propia Consellería que, a nuestro juicio, era una ilegalidad flagrante que entraba en contradicción con la actual ley de caza que lo prohíbe. Parece ser que en la nueva ya lo legalizan, a pesar de que dichas zonas están pensadas para que se mantengan como vedado durante al menos 2 años, al objeto de que la fauna tenga un “respiro” en dichos “vedados”. Ni eso parece que vayan a respetar.

De lo que se ha informado sobre la nueva ley y a falta de más datos, también deducimos que están desesperados por resolver el tema de los jabalíes sin renunciar a los contratos millonarios con aviones y helicópteros, es decir, sin tener que utilizar toda esa inmensa cantidad de dinero que se derrocha apagando fuegos desde el aire, en contratar trabajadores de nuestra propia tierra para limpiar el monte. Única solución efectiva, no solo contra los incendios forestales, sino que también remedio más que efectivo contra el jabalí, ya que, al suprimirle el hábitat abundante en sotobosque, también se le reducen los lugares donde esconderse. Conforme acontecía antiguamente, cuando los campos estaban labrados.

Vano intento de resolver ese asunto por tal medio, ya que los cazadores no van al monte a resolver problema social alguno, aunque lo utilicen como medio para autopromocionarse, dárselas de ecologistas, atribuirse el “control” de las especies, “salvadores” de los agricultores y conseguir privilegios en la Consellería. La verdad última es que van al monte a divertirse, pasarlo bien tras meterse unos “chupitos” por la mañana y jugar a ser “rambos” para lucir sus numerosos “complementos” que, avispados comerciantes, les venden como imprescindibles para salir al monte a matar animales de granja. El problema de los jabalíes, conforme ya hemos explicado muchas veces , lo único que hacen es agravarlo provocando que los animales invadan las autovías cuando acosados por perros y cazadores.

Además de eficaz, la limpieza del monte, también contribuiría a reducir en ignominioso paro existente en el rural gallego, puesto que los aviones y helicópteros que se “llevan” (y nunca mejor dicho) los contratos de verano, son de fuera de Galicia.

Claro que esos contratos con grandes empresas, dejan "buenos negocios", mejores que contratar gente para limpiar el monte. Ya hemos visto más veces ese tipo de preferencias, por ejemplo, cuando se construyen “enlaces” y autovías, en lugar de hospitales.

En la redacción de esta ley no se consultó con ningún grupo ecologista, así que esa es la democracia que se supone que tenemos. Lo más indicado hubiera sido que se hablara con quien entiende del asunto, o al menos lucha a diario con esos temas. No decimos que no se consulte a los interesados en matar, al final son los que “mueven” el dinero, pero también se debería haber redactado con el consenso, o al menos la aportación, de los demás ciudadanos que queremos participar en las leyes, disfrutar del monte y compartir tiempo libre viendo animales vivos en él.

Ahora lo pondrán a exposición pública, pero las decisiones ya están tomadas, nosotros y 32 organizaciones más, de forma conjunta, les enviamos en su momento una lista con algunas propuestas que considerábamos útiles para ser introducidas en la redacción de la ley, así como el pedido de que se nos convocara para la misma. No fue posible.

Falta saber el caso que nos harán cuando presentemos las alegaciones pero, visto lo visto, la cosa no parece pensada ni para proteger, ni para conservar, ni para compartir. Ni el monte, ni la fauna, ni la seguridad de los no cazadores, ni el sosiego de las especies durante su época de reproducción.